Mesa para dos


Al final sus ideas fueron en vano. Tenía un buen plan, y aunque empezaría por esa misma noche no era un plan a corto plazo. Era uno compartido, a máximo riesgo, largo plazo y para dos.

– Buenas noches, quería reservar un futuro para dos.

– De acuerdo, con amor o sin amor?

– Con amor, por favor.

-Lo siento no nos queda ninguno ahora mismo, están todos ocupados.

-Vale, mañana volveré a llamar, gracias.

Take my hand, I’ll teach you to dance.

Tienes que darte cuenta de que nadie va a estar ahí, esperándote a compartir su vida contigo. Que a veces, tienes que levantarte y decirle, «Oye, me gustaría conocerte». No puedes estar sentado esperando a que quede alguna «mesa con amor» libre.  Sal y busca tu mesa compartida para dos,  zona no fumador y vistas a donde mas deseas.