Tres Seis Cinco


Hey, no hace falta que me pidas tiempo, que el amor, mi vida, no entiende de tiempo ni caída.
Porque vale mucho más la ilusión con que te levantas, ese bolígrafo que agarras,  el desayuno preparado, y tomarlo a tu lado.

Me preguntas si te puedes volver a ir, a preparar lo que después me hará sonreír, y a mí, con tu locura de comisura,  como quieres que me invada la duda, si  yo, como decía Neruda, “quiero hacer contigo lo que la primavera hace a los cerezos”.


the first day that I met you..

Que nos gusta la velocidad y las noches de desenfreno, pero también los días con empeño, y despacito, que ésto que te regalo, va con mucho cariño y esmero.

Ahora bajarás, sonríendo, pidiendo disculpas,  como cuando en la escuela te regañaba el maestro,
o cuando se te cae algo que no es tuyo, pero ésto,  el tresseiscinco, no es mío ni tuyo,  sino nuestro.

Así que tranquila, toma tu tiempo y termina, sin prisa, que yo mientras, me emborracharé a tila.

El caso, o el asunto, es que va a ser nuestro primer mismo día juntos.

Nuestro primer tres seis cinco, me ha hecho entender que las flores no caen del cielo, ni la lluvia de lado, aunque a mí y a ese gecko nos pareciera lo contrario, así que venga coge ropa del armario, que nos vamos a comprar.

Tú, el detalle que te falta, y yo, un calendario, de esos que empiezan el tres de agosto, para llenarlo a diario, con tanto amor y fotos, que no exista pared para colgarlo.