Escondite.


Quererse de lejos, no de distancia. sino de sentimiento. Cuando la duda abarca y estremece, empieza el escondite. Venga, cuenta 50 y date la vuelta. Los segundos fueron días y pudo correr lejos. Ahora lo quiero encontrar pero no lo veo. Envíame una pista, aunque sea sin querer. Las horas pasan, y sí, encontré otros corazones, pero no el tuyo. Apuesto a que quieres ser el último. Salvar a todos tus compañeros y darme una patada en el culo. Hazme una señal , pero disimula. Sabes que sólo juego por encontrarte. Levanta la vista a ver si vengo. Frío, frío. No te muevas. Afino puntería. Déjame intuirte. Dime que esperas sonriendo a que te encuentre. I don’t remember you looking any better, but then again, I don’t remember you Cada tarde soñaba con verte, ahí, esperando, escondida para verme, con la misma impaciencia e ilusión con el que se abre un regalo. Con los ojos como platos para ver si algo había cambiado. Pero respira tranquila, ya me cansé de jugar, ya cada tarde, al volver del trabajo, simplemente no giro la cabeza para ver si mi cerebro se confunde y dibuja tu silueta entre la multitud. Ya me di cuenta que tú no jugabas, o más bien, que te dejaste encontrar por otro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s