Tapajuntas


En muchas ocasiones la gente se empeña en excusar lo que sucede tras su piel, como si agentes externos traspasaran esa pared, y guiaran sus actos uno a uno o incluso  a la vez.

Como la sonrisa esbozada por compromiso, de repente y sin querer, miras atrás y piensas que ha pasado.

Uno mismo dirige y actúa. Pero tú,  excusas a tus propios quehaceres. Como si no hubiesen sido libres, y alguien o algo los hubiera arrojado al acto sin quitarse la venda de los ojos.

Crees e imaginas que estas bien,lo sientes, lo estas notando. Pero nada cambia. Al igual que sonríes cuando estas llegando a casa después de un duro día de trabajo y entras en tu habitación. La que crees preciosa habitación. Pero en un instante, ese aire frío que la ventana no puede bloquear, te hace recordar que no todo está bien. Que a las maravillas, hay detalles que las estropean.


But it was not your fault but mine, and it was your heart on the line .. I really fucked it up this time…

Tras unos días, te das cuenta que necesitas parar ese aire frío que traspasa la ventana como sea.  Compras un tapajuntas.

Tras cerciorarte de que ya no entra aire frío, sonríes, sin asimilar que de nuevo, era una sonrisa por compromiso.

Que nuestra vida y nuestros actos nos pertenecen. Al igual que sus futuras consecuencias.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s